15/10/17

Demasiada limpieza, ¿posible causa de alergias? [15-10-17]


Demasiada limpieza, ¿posible causa de alergias?

Cada día más personas sufren de alergias. La causa de este problema podría ser un exceso en la limpieza en la que se vive actualmente, concluyó un equipo de investigación

“Hay una relación inversa entre en nivel de higiene y la incidencia de las alergias y de las enfermedades autoinmunes.

Cuanto más estéril sea el ambiente donde vive un niño, mayor es el riesgo de que él o ella desarrolle alergias o un problema inmune más tarde en la vida”, dijo Guy Delespesse, de la Universidad de Montreal ( Canadá ).

El surgimiento de las alergias está determinado por los genes heredados y por los factores ambientales. El sistema inmune, es decir las defensas, de las personas que sufren de este mal reaccionan exageradamente ante sustancias extrañas (alérgenos) que no suelen afectar a quienes no tienen alergias.

Los alergenos más comunes incluyen al polen , el polvo y el moho, así como ciertos alimentos, medicamentos y picaduras de insectos, entre muchos otros.

Los investigadores de Canadá detallaron que en 1980 el 10% de la población occidental sufría de alergias, pero esta cifra subió al 30% en 2010.

A su vez, la tasa de mortalidad a causa del asma subió un 28% entre 1980 y 2010. Delespesse considera que la escasa exposición a las bacterias podría estar detrás de estas desalentadoras cifras.

Bacterias saludables

El especialista explicó que la higiene actual reduce la exposición a las bacterias dañinas, pero también limita el encuentro con los microorganismos que el cuerpo humano necesita.

Como consecuencia, disminuye la cantidad y variedad de las bacterias que viven en el intestino humano para cumplir diversas funciones que son beneficiosas para la salud.

“Los microorganismos en el sistema digestivo son esenciales para la digestión y también sirven para educar al sistema inmune. Le enseñan como reaccionar a las sustancias extrañas, y esto es clave en el desarrollo del sistema inmune de los niños”, detalló.

Delespesse afirmó que la prevalencia de las alergias permanece estable en las regiones donde las condiciones sanitarias no cambiaron. El especialista recomendó aliviar este problema consumiendo probióticos, que son bacterias intestinales que se incorporan en los yogures.

“Los probióticos no representan un remedio milagroso pero son uno de los muchos elementos que mejoran la dieta”.
 .

13/10/17

Ocho alimentos afectan al alérgico [13-10-17]

.
Ocho alimentos afectan al alérgico
.
En el caso de la piel, las secuelas se presentan con ronchas y picazón, reacción exagerada del organismo frente a sustancias químicas.

Exponerse a perfumes fuertes es lo peor que le puede ocurrir a Verónica de Pozo. Ahora tiene 37 años, pero a los 15 descubrió que era alérgica a estos productos. La alergia no es más que las reacciones exageradas del organismo frente a sustancias químicas que normalmente no causan problema al resto de la gente.

Por ejemplo, permanecer junto a un gato puede causar comezón incontrolada en unas personas, pero para otras la presencia del animal puede ser totalmente normal. El médico alergólogo del Hospital Metropolitano, Rommel Valdivieso, explica las causas y los afectos.

Estos últimos son diferentes. Por ejemplo, si la alergia se presenta en las vías respiratorias puede aparecer con moqueo, estornudo, picazón en la nariz, tos…

Pero si se afecta a la piel, afloran ronchas, comezón, eccemas.

Eso fue precisamente lo que ocurrió con De Pozo. “Recuerdo que me puse perfume para un compromiso social, pero de pronto aparecieron ronchas en la cara.

Allí supe por primera vez que mi organismo reaccionaba negativamente a algo”.

Ante la falta de estadísticas nacionales, datos individuales de los médicos señalan que las consultas se producen especialmente por efectos de las alergias en el sistema respiratorio.

Estas ocurren por los ácaros que se encuentran en el polvo, por el moho, el polen... Pero estudios realizados por el ex ministro de Salud e investigador, Plutarco Naranjo, señalan que las plantas que producen polen alergénico son las gramas, el pasto de potreros o las malas hierbas. Con esa versión, el especialista aclara que las plantas de las macetas no desatan el problema médico.

Las consecuencias a nivel alimenticio también son frecuentes. A escala mundial, la Academia Americana de Alergia, Asma e Inmunología determina que existen ocho alimentos causantes de la mayoría de alergias alimentarias. Se cita a los huevos, pescado, leche, maní, mariscos, soya, frutos secos (nueces, almendras, avellanas), y trigo.

En el caso de la leche, los principales en afectarse son los lactantes, que no resisten a la proteína que contiene este producto y reaccionan de forma anómala, con ronchas o granos en la piel. En los huevos -explican los especialistas- las proteínas de la clara y de la yema son diferentes, aunque el efecto es el mismo.

En este caso, los síntomas son picazón en la boca y en la garganta al tragar el alimento, manchas rojas en la piel, erupción cutánea, secreción nasal, retorcijones o dolor abdominal, vómitos.

De allí que los médicos sugieren que en estas fechas festivas, la gente no consuma ni un mínimo de productos que causan alteración. “El organismo puede reaccionar al detectar mínimas cantidades de alérgenos”.

La medicina ha definido dos causas para que se produzca la alergia. La primera es la predisposición genética y la exposición directa y prolongada a factores ambientales. De allí que el otorrinolaringólogo de la Novaclínica Santa Cecilia, Gonzalo Arcentales, explica que una persona que tenga contacto con los residuos de la madera pudiera presentar rinitis. “En ese caso no incide el factor genético, pero sí el elemento externo, la madera”.

De Pozo no sabe cuál fue el origen de su afección, aunque un médico homeópata le sugirió que para reducir las ronchas aplique agua de matico. Este arbusto tiene propiedades desinflamantes, para usarlo se necesita mojar un paño y colocar exactamente en la parte afectada.

La paciente cuenta que se aplicaba dos veces en el día; una en la mañana y otra en la noche. Ahora prefiere no correr riesgos en la salud. Por ello ha optado por usar perfumes con contenido natural u orgánico.

6/10/17

Alergia alimentaria e intolerancia alimentaria [6-10-17]


Alergia alimentaria e intolerancia alimentaria

La alimentación hipoalegénica es un buen sustitutivo para niños alérgicos. En Argentina tanto los productos lácteos hipoalergénicos como las metodologías de control existentes, son importados.
 La intolerancia a los alimentos es un término que se refiere a la acidez, cólicos, dolor abdominal o diarrea que pueden ocurrir después de comer alimentos como:

  • Productos del maíz
  • Leche de vaca y productos lácteos (intolerancia a la lactosa)
  • Trigo y otros granos que contienen gluten (ver: celiaquía)


La intolerancia alimentaria puede tener síntomas similares a los de una alergia (entre ellos náuseas, diarrea y dolor abdominal), sin embargo el sistema inmunológico no interviene en las reacciones que se producen de la misma manera. La intolerancia alimentaria se da cuando el cuerpo no puede digerir correctamente un alimento o uno de sus componentes. Mientras que las personas que tienen realmente alergias alimentarias necesitan generalmente eliminar el alimento causante de su dieta, las personas que sufren una intolerancia pueden consumir pequeñas cantidades del alimento o del componente alimenticio, sin que se den síntomas, excepto en el caso de personas que sean sensibles al gluten o al sulfito.

La alergia alimentaria normalmente es la respuesta inmunitaria del cuerpo cuando lo protege contra sustancias potencialmente nocivas, como bacterias, virus y toxinas.  En algunas personas, esta respuesta inmunitaria se desencadena por un alimento determinado (mariscos, mani, nueces, etc) Cuando esto ocurre, el sistema inmunitario del cuerpo libera sustancias que causan síntomas de alergia alimentaria.

Los aditivos alimentarios, como colorantes, espesantes y conservantes, rara vez pueden causar una alergia alimentaria o reacción de intolerancia.

La alergia alimentaria es una forma específica de intolerancia a un alimento o uno de sus componentes, que activa el sistema inmunológico. Un alérgeno (proteína del alimento causante, que en la mayoría de la gente no produce reacciones adversas) provoca una serie de reacciones en cadena en el sistema inmunológico, entre ellas la producción de anticuerpos. Dichos anticuerpos provocan la segregación de sustancias químicas, como la histamina, que produce varios síntomas, como picor, moqueo, tos o trastornos respiratorios. Frecuentemente, las alergias a los alimentos o a sus componentes se heredan, y normalmente se identifican en los primeros años de vida.

La intolerancia alimentaria afecta al metabolismo, pero no al sistema inmunológico del cuerpo. Un buen ejemplo es la intolerancia a la lactosa, que se da en ciertas personas por la carencia de una enzima digestiva llamada lactasa, que descompone el azúcar de la leche.

Hoy en día, tanto la ciencia como la industria, reconocen que los componentes del suero de leche poseen un alto valor nutricional, y características funcionales y fisiológicas que los hacen potencialmente útiles para una amplia gama de aplicaciones.

Las principales fracciones proteicas corresponden a β-lactoglobulina (β-LG), α-lactoalbúmina (α-LA), albúmina de suero bovino (BSA), inmunoglobulinas, y componentes menores tales como lactoferrina, lactoperoxidasa y diversos factores de crecimiento. Basándose en el valor nutricional, el suero de leche tiene un número de aplicaciones comerciales que aumentan la calidad de los productos alimenticios.

Constituye una materia prima interesante para obtener alimentos para lactantes e infantes. Sin embargo, las proteínas de suero se identifican como alérgenos. La mayoría de las tecnologías de procesamiento utilizados en la fabricación de alimentos provocan modificaciones en algunos componentes de la matriz, en particular en proteínas.

leche hidrolizadoUn ejemplo, es la hidrólisis enzimática con proteasas, que podría producir efectos deseables, como reducir la alergenicidad, aumentar la solubilidad y modificar capacidades para la formación de espuma, agentes emulsionantes y de gelificación. Las fórmulas infantiles hipoalergénicas disponibles en el mercado suelen estar formuladas a base de proteínas ampliamente hidrolizadas, con el fin de obtener productos con escasa o nula reactividad inmunológica.

Las asociaciones profesionales de pediatría han declarado que estas fórmulas hipoalergénicas no deben causar síntomas de alergia en el 90% de los lactantes cuando se alimenta a una población sensible. Recientemente los investigadora Vanina Ambrosi, Claudia Beatriz Gonzalez y Gustavo Alberto Polenta del INTA desarrollaron tres métodos de ELISA del tipo competitivo que, fue adaptado a la medición de la antigenicidad remanente de proteínas de suero sin la necesidad de realizar elevados números de diluciones de las muestras a ensayar.

Uno de los ensayos consistió en tomar una solución de concentrado de proteína de suero (WPC) y someterla a diferentes tratamientos de procesamiento para modificar su antigenicidad. Los tratamientos aplicados fueron de alta presión hidrostática (APH) e hidrólisis enzimática, sólo o en diferentes combinaciones. Se eligió β-LG (β-lactoglobulina) como proteína de referencia, representa el 50% del contenido total de las proteínas del suero y es el principal alérgeno. Para evaluar la eficiencia de los procesos aplicados para reducir la antigenicidad de β-LG, se utilizó uno de los métodos de ELISA competitivo desarrollados por los investigadores.

Los tratamientos en los que la hidrólisis se combinó con APH ( alta presión hidrostática), fueron los más eficaces para reducir la antigenicidad de WPC. Se midió el grado de hidrólisis para evaluar el efecto de los tratamientos sobre la estructura proteica y testear la calidad del método de ELISA desarrollado. Aunque se debe profundizar en los estudios realizados, los resultados preliminares son muy prometedores. El método de monitoreo puede ser considerado como una herramienta poderosa para el control de calidad en la elaboración de productos hipoalergénicos.

Según el Consejo Europeo de Información Alimentaria las reacciones adversas a los alimentos se confunden frecuentemente con las alergias alimentarias. En muchos casos, dichas reacciones se deben a algún otro factor - quizás una intoxicación alimentaria, una aversión psicológica a un alimento, o una intolerancia a un ingrediente de un alimento.

21/5/17

La rinitis, asma y urticaria son alergias frecuentes [21-5-17]


La rinitis, asma y urticaria son alergias frecuentes en el IMSS

Para el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), las alergias más frecuentes en Baja California son la rinitis, el asma y urticaria debido al exceso de polvo, generando que en la capital del estado casi el 50 por ciento sea alérgico.

Lo anterior lo dio a conocer el alergólogo pediatra del Hospital de Especialidades número 30 del IMSS, Raúl Ibarra Caldera, quien refirió que en base a estudios recientes demuestran que aproximadamente el 50 por ciento de la población mundial es alérgica.

Asimismo, informó que este estudio arrojó que el 10 por ciento de los habitantes del planeta padece de asma, en tanto que en la capital del estado - Mexicali- el 42 por ciento de los menores de 16 años sufren rinitis alérgica, la cual es la más común, además de que el 10 por ciento de los jóvenes entre 13 y 14 años padece asma.

En este sentido destacó que la rinitis alérgica, el asma y la urticaria son consideradas en ciudades, como Mexicali, las alergias más frecuentes debido al exceso de polvo que emana del medio ambiente, así como las actividades agrícolas que se desarrollan.

El especialista explicó que el asma es una complicación que se va a los pulmones produciendo dificultad respiratoria, fatiga para hacer ejercicio, trabajar y en crisis severas requiere hospitalización; la urticaria se manifiesta con ronchas en la piel que producen comezón intensa y en ocasiones va acompañada de fiebre.

Por lo anterior, consideró de suma importancia que aquellas personas que sospechen de alergia es necesario que acudan con su médico familiar para obtener un diagnóstico preciso, debido a que muchos cuadros de urticarias y asma se confunden como alergias cuando son originados por otras causas.

Agregó que las alergias son una reacción exagerada del cuerpo a una sustancia extraña al organismo que se encuentra en el medio ambiente o por ingesta de algún medicamento y alimento, además producen bajo rendimiento e incapacidad laboral, debido a que las personas que lo sufren tiene problemas para descansar en las noches y en el caso de pacientes con rinitis alérgica, estos estornudan hasta 50 veces en breves lapsos de tiempo y ello les dificulta realizar sus actividades; las urticarias también son incapacitantes porque producen mucha comezón y hasta temperaturas en las personas que las padecen.

Las épocas en que aumentan las atenciones de estos padecimientos en el IMSS son durante la temporada de polinización entre marzo y abril, así como los tiempos de abundantes vientos que se registran con frecuencia en la ciudad. Los principales causantes son el polvo y el polen, aunque también se cuentan algunos medicamentos a los que el organismo manifiesta un rechazo.
  .

19/5/17

Las alergias al sésamo y a los frutos secos suelen coincidir [19-5-17]

.
Las alergias al sésamo y a los frutos secos suelen coincidir

A diferencia de los niños sin alergia al maní o las nueces, los chicos con ambas alergias serían más propensos a desarrollar también problemas con las semillas de sésamo.

Los autores de un nuevo estudio relacionaron los antecedentes de esas reacciones duales al maní y las nueces con 10 veces más riesgo de desarrollar alergia a las semillas de sésamo, que suelen estar en el pan de las hamburguesas o el humus.

Sin embargo, no hubo relación entre las alergias a los frutos secos y al coco.


Las alergias al sésamo y a los frutos secos suelen coincidir

Más de 3 millones de estadounidenses son alérgicos al maní, las nueves o a ambos. Estos dos alimentos son la principal causa de las reacciones alérgicas más graves en los niños.

Existen algunas pruebas de que los niños con esas alergias son más propensos a desarrollar alergia a "disparadores" no tan bien identificados, como el sésamo.

"A mis pacientes alérgicos al maní y las nueces, les controlo la alergia a las semillas de sésamo", dijo el doctor David Fleischer, de National Jewish Health, en Denver.

El coco también está dentro del radar de los alergistas, en especial desde que la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) publicó nuevas normas de etiquetado para categorizarlo como un fruto seco.

"En realidad, es un fruto de palmera", agregó Fleischer, que no participó del estudio, pero tiene varios estudios publicados sobre las alergias al maní y las nueces. "La FDA confundió a la población", añadió.

El equipo de Wanda Phipatanakul, del Hospital de Niños de Boston, revisó las historias clínicas de 191 niños a los que se les había realizado la prueba cutánea para detectar sensibilidad al sésamo, y de 40 niños a los que se les hizo la misma prueba, pero para detectar sensibilidad al coco.

El 37 y el 20 por ciento de los niños obtuvieron un resultado positivo en las pruebas de sensibilidad al sésamo y al coco, respectivamente, lo que sugiere que sus sistemas inmunológicos producían anticuerpos contra esos alimentos.

Al considerar sólo los niños que ya eran alérgicos al maní o las nueces, el equipo observó que el entre el 50 y el 60 por ciento también era sensible al sésamo. Ese grupo tenía de seis a 10 veces más riesgo de tener sensibilidad al sésamo que el grupo sin alergia al maní o las nueces, publica el equipo en la revista Pediatric Allergy and Immunology.

Pero sólo porque los niños "sean sensibles" (a un alimento) no significa que son alérgicos, aclaró Phipatanakul a Reuters Health. Apenas el 13-15 por ciento de los niños alérgicos al maní y las nueces eran alérgicos al sésamo, la misma proporción que en el grupo de niños sin alergia a los frutos secos.

Aun así, la tasa de alergia al sésamo creció hasta el 50 por ciento entre los niños alérgicos al maní y las nueces. Por otro lado, la sensibilidad o alergia al coco no estuvo asociada con las reacciones al maní, las nueces o ambos.

"La mayoría de los pacientes alérgicos a las nueces no tiene por qué evitar el coco", dijo Fleischer. Los resultados, explicó, coinciden con estudios previos que habían relacionado la alergia al maní con la reacción alérgica al sésamo.
 

16/5/17

Tome medidas para evitar las alergias bajo techo en el invierno [16-5-17]


Tome medidas para evitar las alergias bajo techo en el invierno
 
Según los expertos, eliminar los desencadenantes en su casa puede ayudarle a mantener al mínimo los síntomas

El invierno tiene sus ventajas para quienes sufren de alergias, pues es menos probable que sufran de fiebre del heno.

Sin embargo, los expertos advierten que la gente tiende a pasar más tiempo bajo techo durante el invierno, cosa que puede desencadenar otras alergias y otros problemas de asma.

El Colegio Estadounidense de Alergia, Asma e Inmunología (American College of Allergy, Asthma and Immunology, ACAAI), ofrece consejos para mantenerse libre de escurrimiento nasal si está limitado a cuatro paredes.
  • Mantenga la humedad interior por debajo del 55 por ciento. Un humidificador puede reducir la resequedad del invierno, pero no exagere, pues el exceso de humedad puede exacerbar los ácaros del polvo. Piense en mantener el humidificador o vaporizador apagados.
  • Revise que su calefacción tenga un filtro de alta eficiencia con clasificación MERV de 11 o 12. Cambiar el filtro cada tres meses ayudará a mantener alejados el polvo y otros alérgenos.
  • Tenga especial cuidado de mantener los alérgenos fuera de su habitación. “Mantenga a las mascotas y su caspa fuera, y recubra colchones y almohadas con forros contra los ácaros del polvo”, señaló en un comunicado de prensa de la ACAAI el Dr. Myron Zitt, ex presidente de la organización. “Limite las cortinas y prefiera las persianas lavables”.
  • Intensifique el aseo de su hogar. Lave la ropa de cama y los muñecos de peluche en agua caliente cada dos semanas y utilice una aspiradora con filtro HEPA. Para limpiar el polvo, se recomienda a los que sufren de alergias que utilicen una mascarilla de clasificación N95 del NIOSH.
  • Utilice un ventilador o abra una ventana del baño y de la cocina cuando se acumule la humedad para reducir el desarrollo del moho.
  • Si el garaje hace parte de la casa, tenga cuidado con los olores y vapores nocivos que pueden desencadenar el asma. Ponga los insecticidas, y los recipientes de gasolina y otros irritantes en un cobertizo.
  • Evite los artículos decorativos que atraigan el polvo. Los libros y los adornitos deben permanecer en cajas. Limite la cantidad de plantas de interior que tenga y piense en invertir en muebles de cuero u otras superficies no porosas porque son más fáciles de limpiar.

19/3/17

Reduce tu alergia en cuatro pasos [19-3-17]


Reduce tu alergia en cuatro pasos

 ¿Eres alérgico al polen? En esta época del año tu nariz moquea, estornudas habitualmente, percibes un molesto picor en la garganta, tus ojos están irritados y te pasas el día congestionado. Y por si ya estabas saturado del polen y sus efectos, en este mes las temperaturas pueden ser cambiantes y al salir a la calle sufres la incertidumbre de no saber si el índice de polen será bajo o estará por las nubes.

En vez de atiborrarte de antihistamínicos y pasarte el día sufriendo al pensar en cómo se presentará la próxima noche, toma cartas en el asunto. Eres una persona alérgica, pero tu nutrición puede ser importante para aliviar los efectos. Sigue leyendo y descubre por qué.

1. Refuerza tus defensas con alimentos que ayuden a tu sistema inmunológico.

Así estarás preparado y fuerte contra los alérgenos y tu cuerpo se encontrará más tranquilo frente a lo que registra como un agente patógeno.

 La estrella es el ajo, que disminuye la reacción alérgica y la previene al bloquear la producción de ciertos químicos que la causan. Mejora tu sistema inmunológico, elevando tus defensas y protegiéndote de virus y bacterias. Es además antiséptico y expectorante, perfecto para la bronquitis, el asma y la alergia. Cuida también la flora intestinal, desinflama y reduce el dolor de tu cuerpo. No sólo eso: tiene otras muchas propiedades que exceden el ámbito de este artículo. ¡Es maravilloso!

xtambién te ayudarán a reducir la respuesta inmune. La flora intestinal está compuesta por distintas bacterias "buenas" que viven en su debida proporción y equilibrio. Los probióticos constituyen un ecosistema para reponer un posible desequilibrio, por lo que mejoran las defensas contra otros microorganismos, colaboran en la digestión de los alimentos y disminuyen la sintomatología alérgica.

La tintura de equinácea puede ser útil para reforzar el sistema inmunológico. Puedes tomar de 20 a 30 gotas tres veces al día durante dos semanas. Si quieres aliviar los síntomas de la congestión, una infusión de equinácea tres veces al día hasta que notes una mejoría.

 

2. Previene antes de curar con alimentos antihistamínicos.

Cuando una persona alérgica entra en contacto con el polen su cuerpo se defiende liberando sustancias químicas, como la histamina. Los alimentos que harán que nuestro cuerpo no se dispare frente al alérgeno serán los antihistamínicos naturales. Estos son algunos de ellos:

Los alimentos ricos en vitamina C y alimentos ricos en flavonoides (que previenen la inflamación). Están presentes en frutas y verduras y los podemos visualizar claramente si pensamos en tres gamas de colores:

Gama de rojos-naranja. Pimientos rojo, fresas, arándanos, moras, grosella, papaya, sandía, tomates, ciruelas, cerezas.

Gama de verdes. Brócoli, kale, espinacas, coles de bruselas, acelgas, berros, algas, cebollino, albahaca, tomillo y perejil.

Gama de blancos. Manzana, coliflor, ajo, cebolla.


3. Palia los efectos de la alergia.

Cuando tu cuerpo está en proceso de combate contra el alérgeno y libera histaminas sufre inflamación de las mucosas. Para paliar esos efectos te serán útiles los alimentos antiinflamatorios.

El Omega-3. Aumenta los niveles de prostaglandinas PG3, que tienen propiedades antiinflamatorias. Está presente en pescados azules y frutos secos, especialmente las nueces. El ácido Omega-3 de origen vegetal necesita ser transformado por nuestro cuerpo para ser efectivo, y ese proceso es lento. Por eso es preferible el que proviene del pescado.

El azufre. Es un gran antiinflamatorio. Estabiliza las membranas celulares de modo que se hacen más resistentes. Se encuentra presente en alimentos como el eneldo, perejil, apio, col, ortigas, rábano, cebollas, ajo, espinacas, pimientos, guisantes, mangos, pomelos, grosellas, naranjas, papaya, uva, ciruela, granadas, plátanos, manzanas, nueces pistachos, cacahuetes, avellanas, pipas, avena, trigo, maíz, arroz y cebada. También lo puedes encontrar en forma de suplementos en tiendas especializadas.

El magnesio. Ayuda a relajar las paredes de los músculos lisos y mejora los ataques de asma que en muchos casos se producen a consecuencia de la alergia. Este mineral puedes encontrarlo en el salvado, las semillas de calabaza, las semillas de lino y sésamo, las nueces de brasil, pipas, almendras, anacardos. También es posible obtenerlo en forma de complemento alimenticio.

 

4. Hay alimentos y hábitos totalmente desaconsejados para las alergias.

 Parece muy fácil seguir todos los consejos anteriores pero si no suprimes otra serie de alimentos y hábitos que agravan el problema, difícilmente verás beneficios. Tienes que actuar en consecuencia si no quieres pasar unos meses todos los años con procesos que, desgraciadamente, no siempre son leves.

Los alimentos fermentados. Los quesos, la col blanca fermentada (xucrut) o los fermentados derivados de la soja (tofu, leche de soja) son ricos en histaminas, la sustancia que tu cuerpo segrega para defenderse del polen. Cuanto mayor presencia tenga en nuestro cuerpo, peores serán los efectos.

Limita estos alimentos. Reduce el consumo de carnes curadas (beicon, chorizo, salchichas, salami, fuet o sobrasada, entre otros) y de pescados en conserva o semiconserva (anchoas, atún, caballa, sardinas o boquerón). La leche pasteurizada y los mariscos contienen una elevada cantidad de histaminas. Una alimentación rica en esta sustancia puede ocasionar, además, migrañas.

Tabaco y alcohol. Consumir sustancias con un alto grado de toxicidad solo agravará el problema. Tu cuerpo se defenderá con más intensidad contra el polen ya que se siente contaminado sin que le des tregua. Además, las crisis respiratorias propias de la alergia se incrementarán si fumas y la capacidad de tu cuerpo para sobreponerse a ellas será mucho menor.

Piensa que aunque la alergia te acompañe en estas fechas tu nutrición puede ser tu gran aliada.

16/3/17

Los primogénitos parecen tener más alergias alimentarias y fiebre del heno [16-3-17]

Los primogénitos parecen tener más alergias alimentarias y fiebre del heno

Sin embargo, un estudio halla que no tienen más asma ni eczema que sus hermanos

Un estudio reciente halla que los primogénitos podrían tener más probabilidades de sufrir ciertos tipos de alergias.

Investigadores japoneses encuestaron a los padres de más de trece mil niños entre los siete y los quince y hallaron que el orden de nacimiento de los niños no pareció afectar la prevalencia de asma ni de eczema.

Sin embargo, los primogénitos tuvieron más probabilidades de tener fiebre del heno y conjuntivitis por alergias y alergias alimentarias. De hecho, los investigadores hallaron que la prevalencia de alergias alimentarias fue de cuatro por ciento entre los primogénitos, de 3.5 por ciento entre los segundos y de 2.6 por ciento para los nacidos después.

"Se ha determinado que el riesgo de alergia se reduce con el aumento de la posición en el orden de nacimiento. Sin embargo, la significación del efecto podría diferir por enfermedades alérgicas", explicó en un comunicado de prensa de la Academia Estadounidense de Alergias, Asma e Inmunología el Dr. Takashi Kusunoki del departamento de pediatría del Centro Médico Infantil Shiga y de la Universidad de Kyoto, ambos en Japón.

Estaba previsto que el estudio fuera presentado el domingo en la reunión anual de la Academia Estadounidense de Alergias, Asma e Inmunología que se celebra en San Francisco.

Kusunoki y sus colegas concluyeron que hacen falta más investigaciones para saber más acerca de cómo el orden de nacimiento afecta el riesgo de alergias.

Los expertos señalan que las investigaciones presentadas en reuniones no están sometidas al mismo tipo de escrutinio riguroso que las investigaciones que se publican en revistas médicas revisadas por pares.

13/3/17

La mitad de las consultas por alergia se deben a reacciones a medicamentos

La mitad de las consultas por alergia se deben a reacciones a medicamentos

El perfil más frecuente es el de un paciente de más de 50 años que toma varios fármacos. Solo el 20% de población acudía hace 15 años al especialista por este problema y ahora roza el 50%


diariocordoba.com

Prácticamente la mitad de las consultas registradas en la Unidad de Alergia del hospital Reina Sofía se deben a una posible reacción a un medicamento, indica la doctora Carmen Moreno, responsable de la sección de esta unidad que trabaja de forma conjunta con Inmunología. Moreno defiende que detrás de este mayor incremento de los casos de sensibilidad a medicamentos se encuentra que hay muchos cordobeses que se automedican y también influye en ese auge el mayor envejecimiento de la población, que representa a un sector amplio de la sociedad que toma un importante número de medicamentos. Según esta experta, «hace aproximadamente 15 años apenas el 20% de la población se consideraba alérgica a algún medicamento y ahora es prácticamente el 50%, un porcentaje demasiado alto».

Carmen Moreno precisa que, aunque la alergia a un medicamento se puede dar a cualquier edad, el perfil mayoritario de las personas que sufren una reacción de este tipo son generalmente pacientes polimedicados, de más de 50 años, en los que se suele desarrollar esta reacción adversa siempre por la exposición repetida a un determinado fármaco, ya que «la primera vez que se toma un medicamento raramente pasa algo». Tras esa primera ingesta, el sistema inmunitario produce un anticuerpo contra ese fármaco, a partir del cual se desencadenan los síntomas de la alergia. De ahí que la mayoría de las alergias se detectan cuando un fármaco se toma de forma intermitente y no como parte de un tratamiento reglado. Moreno resalta que «es muy importante certificar que el medicamento causa una alergia al paciente y que su reacción no es la consecuencia de un efecto secundario al fármaco, porque en caso de no ser alérgico no se debe restringir a la persona que pueda tomar un medicamento que a lo mejor le es muy necesario para mejorar su problema de salud, sobre todo en pacientes más graves». «Si a un paciente, por un problema de salud determinado, le recetan un antibiótico y le sobra parte, no debe tomárselo cuando ha acabado su tratamiento, sin indicación médica y usándolo a su conveniencia. Tampoco está bien abusar de antiinflamatorios, que se recetan muchísimo, o de la aspirina y el ibuprofeno. Cuando uno se aplica con mucha frecuencia en la piel un antiinflamatorio en formato de crema, no hay que olvidar que es un medicamento, no un producto hidratante. Este tipo de presentaciones es uno de los productos que más sensibilidad causan», indica esta especialista.

Esta alergóloga recalcó que «la reacción alérgica depende tanto de la toxicidad de la naturaleza del medicamento como de las características del individuo».

1/11/16

Que la alergia no te fastidie las vacaciones: pautas para saber sobrellevarla al viajar [1-11-16]


Que la alergia no te fastidie las vacaciones: pautas para saber sobrellevarla al viajar

  • El alérgico puede ver incrementados sus síntomas durante un viaje al exponerse más a factores de riesgo, como polen, insectos o comidas.
  • Si el alérgico viaja en época de polinización debe evitar las actividades en la naturaleza, el camping y tumbarse en parques o piscinas.
  • Las alergias a alimentos se han duplicado en los últimos diez años y ya afectan a más de dos millones de personas en España.

El 33% de la población española padece algún tipo de alergia, según cifras de la Sociedad Española de Inmunología Clínica (SEIAC). Las personas alérgicas al polen suponen el 15% de la población mundial. Los alérgicos pueden ver incrementados sus síntomas durante los viajes al exponerse más a factores de riesgo como el polen, los insectos o las comidas, sobre los que es más difícil tener un control cuando se está fuera de casa.

Un 5,5% de las consultas médicas en viajes están relacionadas con alergias al polen, a las picaduras de insectos y/o a los alimentos, según los datos de la aseguradora InterMundial. Para evitar que la alergia se convierta en un impedimento es importante seguir una serie de pautas, según recomienda esta aseguradora.

Así, los alérgicos deben consultar su plan de viaje con el alergólogo, y una vez en ruta, llevar consigo los medicamentos prescritos, tanto los preventivos como los de rescate. Además, si van a viajar en avión, es importante que guarden las medicinas en el equipaje de mano. Si finalmente el alérgico decide viajar en época de polinización debe abstenerse de realizar actividades en la naturaleza, alojarse en camping y tumbarse sobre la hierba en parques y piscinas.

Ante casos de alergia a picaduras de mosquitos, avispas, abejas y otros insectos lo recomendable es evitar vestir con colores brillantes y aplicarse perfumes y aerosoles en el pelo, ya que los insectos se siente atraídos por ellos. Si se frecuenta la piscina, es aconsejable evitar la zona de duchas, donde suele haber avispas, y abstenerse de beber bebidas azucaradas si estos insectos vuelan alrededor. También es importante sacudir la ropa dejada en el suelo antes de ponérsela.

Según la SEIAC, el 15% de la población mundial sufre reacciones alérgicas por picaduras y que la mayor parte se producen entre mayo y septiembre. Ante una reacción alérgica a una picadura se debe acudir rápidamente a urgencias.

Las alergias a alimentos se han duplicado en los últimos diez años y ya afectan a más de dos millones de personas en España. Cacahuetes y otros frutos secos, frutas, gluten, productos lácteos, mariscos y frutas son los alimentos que más reacciones alérgicas pueden provocar. No obstante, durante los viajes es más difícil que el viajero tenga un control exhaustivo de lo que come, si bien en vacaciones hay una mayor tendencia a bajar la guardia, por eso se recomienda extremar la atención.


Consulta antes el calendario de polinización


Para informarse del nivel de polinización de los destinos se puede consultar, entre otros, el portal de la Organización Mundial de la Salud (OMS), donde figura un calendario genérico mundial de polinización. En dicha página figura un enlace al recuento de pólones del Comité de Aerobiología de la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica.

Si se viaja a un lugar extranjero del que se desconoce la lengua y la gastronomía, el viajero puede acudir a la página web de Selectwisely y solicitar una cartilla informativa, que informa con ayuda de dibujos sobre los alimentos a los que el viajero es alérgico y que es conveniente mostrar en restaurantes y tiendas.